Incrementando el volumen celular

Publicado el 24 septiembre, 2014 | Research

Los factores extracelulares que intervienen en la hipetrofia muscular

Cuando queremos obtener un máximo de ganancia muscular, la clave molecular puede abrir la puerta a obtener músculos gigantes y de acero, porque de una manera u otra, bajo un estímulo apropiado, las células musculares toman el líquido y por tanto aumentan de tamaño; la regulación de este volumen es, obviamente, gobernado por el ejercicio porque no importa lo que se hace, los músculos no crecerán sin él, pero a nivel celular, lo importante es la comprensión de como el volumen celular influenciado por el ejercicio induce a aumentar y amplificar estos resultados.

Las investigaciones confirman que hay un sistema distinto y muy bien equilibrado que trabaja como organismo de control sobre el volumen de las células musculares; los solutos intracelulares no permeables son las moléculas que existen dentro de cada célula muscular, pero son incapaces de pasar libremente dentro y fuera de la célula, y eso pasa porque son demasiado grandes en tamaño (esteáricas) para que salgan fuera de la célula o porque son partículas cargadas (iónicas) que son repelidas por la superficie interna de la membrana celular y en el sarcoplasma (fluido a base de agua que llena el citoplasma de la célula).

Estas partículas influyen en el tamaño del músculo, ya que «atraen» el agua en la célula muscular desde fuera de la célula y causa su inflamación; esta agua libre se suministra por medio del torrente sanguíneo y pasa libremente de dentro a fuera de la célula dependiendo de la necesidad. En este caso, mientras que el agua no pueda fluir pasivamente dentro y fuera de la célula sin impulso, el cuerpo puede regular metabólicamente el bombeo de agua para activar el mecanismo, ejerciendo así el contro sobre el tamaño de las células musculares mediante el equilibrio de los flujos de agua y los solutos pasivos.

Además del contro que se ejerce por medio de los procesos de transporte de solutos, el ajuste de los volúmenes de las células musculares también se da por el bombeo de partículoas activamente permeables a las células, así que el agua sigue a las partículas; por tanto, las ganancias musculares se controlan por un número de factores extracelulares, que pueden ser manipulados y controlados en algún grado.

Los factores son como se regula la dieta, la suplementación específica, la tonicidad, el pH, así como los gradientes de presión; los efectos de estas alteraciones en el medio extracelular producen cambios intracelulares que se producen en el ejercicio muscular. Las contribuciones de estos cofactores controlables del ejercicio, aumentan el volumen de las células musculares, recordando que beber agua no construye músculos, y nada tiene que ver con la hiperhidratación, pero tampoco debemos estar deshidratados nunca, pues el equilibrio se da mejorando la técnica del impacto de los factores en sinergia.

Los factores de regulación celular

  • Se debe suministrar los electrolitos solidos necesarios, mediante el sodio, potasio, calcio y magnesio; aunque existen otros en juego, el calcio es simplemente crítico para la contractabilidad del músculo y el magnesio para la estabilización de la membrana, pero el sodio y el potasio están en el epicentro, pues cada célula muscular utiliza estos dos electrolitos para mantener lo que se llama potencial de reposo de la membrana de la célula muscular, pues así como una batería, las células generan una diferencia de potencial a través de su membrana usando el sodio y el potasio, lo que por consecuencia sirve como disparador del músculo.
  • Los osmolitos plasma son moléculas dentro de la célula, y cuando ésta se hincha debido a un exceso de estas moléculas, los canales de membrana abierta permiten que los osmolitos plasma pasen hacia afuera de la célula, para que después el agua intracelular lo siga y el hinchazón se reduce, por lo tanto produce una descompensión de la célula…. un clásico es el monohidrato de creatina, que al ser un osmolito plasma específico, promueve el volumen de la célula muscular, añadiendo el agua libre en las células, otro ejemplo es la taurina que es esencial para la función de los músculos pues ayuda a mantener el potasio y el magnesio dentro de la célula mientras mantiene alejado el esceso de sodio.
  • Los japoneses inventaron el entreno Kaatsu que es conocido como método de torniquete, lo que implica una colocaciónd e una banda oclusiva a través de la extremidad del músculo objetivo, para después entrenarlo; parece ser una técnica de musculación extrema, pero los asiáticos desde hace dos décadas mostraron que el uso del método durante el entreno, incrementa la fuerza y el tamaño muscular, aunque esto debe tratarse con precaución y seguido por un profesional especialista.
  • El último punto es el exceso de ácido que tienen a agotar el stock de electrolitos, y en cierta medida esto se siente cuando se entrena pesado y tiene una dieta muy alta en proteínas, pues se produce ácido láctico regularmente elevado en forma periódica, resultando en una acidosis metabólica temporal, que el cuerpo debe limpiar y normalizar; en este caso el enfoque se centra en amortiguar la carga ácida incrementando la fibra en la dieta, abastecer el cuerpo con bicarbonato de sodio, que además incrementa la hormona de crecimiento, y usar por supuesto bebidas hidrotónicas, e isotónicas que equilibra todo el organismo, sin dejar de lado los shaker especiales que transforman el pH del agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *