Durmiendo más cada noche

Publicado el 30 noviembre, 2014 | Research

Las cerezas ácidas ayudan al ciclo de la hormona melatonina y el aminoácido triptófano

Una nueva investigación presentada en la reunión de Biología Experimental Anual cita que el consumo de zumo de cereza ácida dos veces al día puede ayudar a una persona a dormir más de 90 minutos extra por noche; si bien la investigación parece tener algunas aristas para un grupo selecto de personas, la realidad es que si no se puede dormir bien y se sigue un plan de entreno serio, para un crecimiento muscular progresivo, dormir extra cuando se duerme poco puede ser la solución ideal para la recuperación total de los músculos y una buena regulación hormonal.

Los investigadores de la Universidad Estatal de Luisiana trabajaron con siete adultos mayores con insomnio que bebieron un vaso de zumo de cereza ácida dos veces al día durante dos semanas, seguidas de dos semanas sin el zumo, y luego dos semanas más, en las cuales tomaron una bebida placebo.

El zumo de cereza es una fuente natural de sueño-vigilia que trabaja directamente sobre el ciclo de la hormona melatonina y el aminoácido triptófano, dice el coautor del estudio Frank L. Greenway, director del Centro de Investigación Biomédica Pennington en LSU.

  • Las proantocianidinas, o los pigmentos de color rojo rubí en el zumo de cereza ácida, contienen una enzima que reduce la inflamación y disminuye la degradación del triptófano, dejándolo trabajar más tiempo en el cuerpo.
  • Las cerezas ácidas son particularmente altas en estos compuestos.
  • En comparación con el placebo, el zumo de cereza provocó un promedio de 84 minutos más de tiempo de sueño cada noche.

La investigación demuestra que hasta 1/3 de la población en general sufre de insomnio, y eso se intensifica en los que entrenan fuerte buscando un cuerpo diez, por muchos motivos, entonces para quebrar esos problemas, usar el zumo de cereza ácida en complemento con otros suplementos específicos para una recuperación total o un sueño inducido, sería la forma más segura de mejora la calidad de sueño sin efectos secundarios, y lograr así imponer un hábito que es beneficioso para la formación muscular.

Otra alternativa es consumir kiwi, pues si se come 2 unidades de la fruta una hora antes de dormir, se aumenta el tiempo de sueño en hasta 15%, o incorporar algas a la cena, que con sus ácidos grasos Omega-3 que contiene DHA ayuda a proveer al cuerpo una dosis satisfactoria de sueño inducido, por lo tanto se puede alternar estos alimentos durante algunas semanas y comprobar realmente su uso como hábito permanente.

Deja un comentario