Un programa dietario para toda una vida

Publicado el 28 junio, 2019 | Health

Si no puedes hacerlo por el resto de tu vida, probablemente no sea una buena idea; eso es lo que te recomiendan nuestros expertos sobre la próxima dieta de moda. Antes de sumergirse en una dieta keto, ayuno intermitente, paleo o cualquier otro protocolo de nutrición, pregúntate si puedes seguirlo para siempre. Si tu respuesta no es un «DECISIVO SI», probablemente no verás los resultados duraderos que deseas.

Necesitas un plan de respaldo, uno con el que puedas mantenerte, por tanto asumimos que podrías seguir una dieta flexible. No es necesariamente una «dieta», al menos no de la forma en que se piensa; la mayoría de las personas asocian las dietas con la restricción de alimentos, el hambre y la miseria y eso no representa una dieta flexible.

Una dieta flexible es una evaluación de tus necesidades calóricas desglosadas en objetivos de macronutrientes apropiados. Estas son las cantidades de carbohidratos, grasas y proteínas necesarias para optimizar la composición y el rendimiento de tu cuerpo; básicamente, mantendrás una cantidad diaria de calorías, carbohidratos, grasas y proteínas que se adaptan a tu cuerpo, objetivos, historial de dieta y nivel de actividad.

Puedes calcular estos números utilizando una calculadora macro y rastrearlos en una aplicación de seguimiento de alimentos. Pero, las dietas terminan, pero esto te permitirá comer y vivir en equilibrio.

¿Tendrás que rastrear macros por el resto de tu vida?… por supuesto no; la idea es aprender los principios básicos y esenciales de la nutrición a medida que avanzas.

Los fundamentos de la dieta flexible

  • Variedad; debes ingerir una variedad de alimentos de cada grupo de alimentos para obtener todos los nutrientes que tu cuerpo necesita. Tu selección diaria de alimentos debe incluir carbohidratos, proteínas y grasas, ya que son esenciales para la  salud; obtenerlos de diversas fuentes es fundamental, una gran parte de los alimentos y otros de la suplementación.
  • Moderación: probablemente hayas escuchado antes que la dieta es todo sobre el control de las porciones. Una dieta flexible te enseña cómo hacer esto, ya que no hay restricciones en tus elecciones de alimentos, pero aunque puede comerse todo, debe comerse con moderación.
  • Equilibrio: en términos de nutrición, el equilibrio se refiere a tu ingesta calórica frente a tu gasto calórico; si ingieres más calorías de las que quemas, ganarás peso y, si quemas más calorías de las que consumes, perderá peso. Las dietas flexibles te permiten aprender la cantidad de alimentos que necesitas para alcanzar tus metas.

Esto no es gratis para todos, pero te permitirá comer lo que quieras, cuando quieras, aunque no se aconseja comer comidas chatarras o alimentos procesados todo el tiempo. Un buen punto de partida con esto es 80/20 o 70/30 e ir bajando esta relación para una dieta flexible, donde el 80% debería provenir de fuentes saludables y densas en nutrientes.

Una dieta flexible significa que puedes salir a cenar con amigos y saber cómo tomar decisiones informadas sobre las opciones del menú. Esto significa que puede viajar por trabajo y encontrar algo para comer en el aeropuerto sin preocuparte por tu lista de alimentos, además significa ir a la fiesta de cumpleaños de tu hijo y poder disfrutar de un pedazo de pastel sin «arruinar» tu dieta o sentir que has fallado.

Todos quieren lucir bien, sentirse bien y tener un buen rendimiento, entonces una dieta flexible podría ser el eslabón perdido que necesitas para maximizar tus resultados mientras disfrutas de la vida.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *