Tres hechos sobre la grasa

Publicado el 20 junio, 2018 | Health

Después de que en el siglo 20 surgieron muchos estudios que relacionaban la grasa en la dieta con un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares, un enjambre de productos bajos en grasa descendió a los supermercados de todo el mundo. Una insignia de “0% de grasa” en los envases de alimentos se convirtió en luz verde para todas las personas en el mundo occidental que intentaban perder peso.

En ese momento, parecía que la industria alimentaria había encontrado el santo grial del comercio físico; habían descubierto una estrategia de pérdida de peso libre de pensamiento, trabajo duro y malestar El problema era que si una comida tiene un sabor delicioso, es probable que tuviere un montón de grasa; de todos los macronutrientes, la grasa es el pináculo de la palatabilidad y la industria alimenticia fue lo suficientemente inteligente como para observar esto desde el principio, y trató de salvar la exquisitez de sus productos al aumentar las cantidades de los finalistas de plata y bronce en la carrera de sabores; el azúcar y la sal.

El exceso de azúcar añadido, en particular, nos ha llevado a nuestra situación actual; una generación adicta, con la diabetes tipo 2 apareciendo a un ritmo alarmante y la obesidad infantil es más alta que nunca, con excepción a algunas regiones obviamente. La comunidad fitness ha hecho un balance de esto y ahora los entrenadores y nutricionistas no pueden esperar para decirnos cuánto deberíamos amar a la grasa, lo cual se ha convertido en una prueba de fuego para el conocimiento profesional y destreza, incluso puede ser la gallina de los huevos de oro para superar a otros profesionales.

Hay trabajo por hacer para revertir la noción de que reducir la grasa significa tener más salud en algunas poblaciones menos conscientes, pero en la comunidad de atletas intermedios, donde la grasa parece ser el nuevo “Jesús”, hay tres verdades sobre la grasa que se repiten.

La grasa es el macronutriente más energético denso

Bastante autoexplicativo; con 9 calorías por gramo, la grasa contiene el mayor golpe calórico en comparación con las proteínas y los carbohidratos, que vienen a 4 calorías por gramo cada uno. Al revisar la dieta sobre pérdida de peso, el conocimiento sobre la densidad de energía de la grasa es de vital importancia.

La pérdida de peso efectiva y duradera es multifactorial, pero el equilibrio correcto de calorías que entran y salen es el rey de todo, pues los ajustes son importantes para evitar el exceso de calorías,  que puede ser fatal en algún momento. No decimos que comamos menos grasas, pero es mejor controlar su consumo, teniendo en cuenta su variedad.



Cupón Descuento MASmusculo.com STRONGSITE

El equilibrio del consumo de grasa es clave

En general, la “grasa buena” es el término que se le da a la grasa mono o poliinsaturada y los omegas que se encuentran en alimentos como nueces y pescados. Estas grasas son antiinflamatorias y beneficiosas para nuestro metabolismo, colesteroles y salud sanguínea. La “grasa mala” se refiere a los alimentos con alto contenido de grasas saturadas, como la carne roja y el queso, y las grasas trans, que se encuentran en productos como las papas fritas y otros alimentos procesados.

Con la excepción de las grasas trans, es fundamental que moderemos el consumo de grasas “buenas” y “malas”, puesto que la inflamación tiende a verse como algo malo en el cuerpo, y en muchos casos sí lo es. Esto pasa porque necesitamos una respuesta inflamatoria para sanar el tejido dañado, controlar la infección y mantener nuestra inmunidad frente a los patógenos cotidianos. Las grasas insaturadas por sí solas, si no se equilibran con suficientes grasas saturadas, pudiendo regular negativamente estas respuestas, exponiéndonos a un mayor riesgo de enfermedades.

Menos es más en el post-entreno, al hablar de grasa

Al terminar el entreno es el momento de comer más carbohidratos, pero no grasa; los carbohidratos que se consumen después del entreno reponen las reservas de energía muscular (glucógeno) y nos ayudan a estar listos para nuestra próxima sesión de entreno. Comer una comida rica en grasas en este momento mitiga la absorción de estos carbohidratos, lo que limita el reabastecimiento de glucógeno y la recuperación general.

Como regla general, es mejor para los que entrenan duro comer la mayor parte de los carbohidratos alrededor del entreno y la mayor parte de la grasa, mucho antes.

¿ Consumes suficientes grasas cuando entrenas duro ?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *