Recuperando los músculos con una plataforma vibratoria

Recuperando los músculos con una plataforma vibratoria

Publicado el 26 noviembre, 2015 | Health, Workout

Una de las técnicas de entrenamiento subterráneas ya descubiertas por la ciencia para desarrollar resistencia muscular es la vibración de cuerpo entero, que consiste en estar de pie o moviendo las articulaciones en una plataforma vibratoria; pero ahora pudimos descubrir algo más mediante un estudio americano, que nos cita que también puede aumentar la fuerza, potencia y velocidad, además de dar lugar a una respuesta hormonal, fortalecimiento del sistema inmunológico y un inductivo antiinflamatorio que puede acelerar la recuperación.

Aunque no es un elemento de fricción cuando el cuerpo está de pie, hay que tener cuidado en las primeras etapas de la cicatrización de las lesiones de tobillo, rodillas o caderas que se pueden agravar por el “roce” de los ligamentos en el hueso de la fricción (como el síndrome de fricción de la banda TI); un ejemplo podría ser tratar de hacer vibrar el cuerpo después de tener una lesión de rodillas, que cuando se pisa mal, por desgracia puede tambalear el sistema músculo-articular, lo que frena la recuperación.

Pero en las últimas etapas de la curación, y para cualquier parte del cuerpo que está lesionada la cosa es diferente, porque las vibraciones de una plataforma sencilla es útil para regenerar los tejidos dañados, y acelerar el proceso de síntesis proteica en todo sentido y sin efectos secundarios. En este caso, las noches pueden ser ideales al ver televisión o descansar en la habitación durante unos minutos, así como por las mañanas para disfrutar de un valor añadido al entreno, que tendrá interesantes resultados al momento de inhibir los dolores de post-entreno; pero la plataforma vibratoria también funciona para un entreno real como soporte para mantener o mejorar el equilibrio, desarrollar movimientos de yoga, de elevación, o lo que la mente pueda imaginar.

Como funciona la técnica

En teoría, el entreno de vibración funciona, pues obliga a utilizar más fibras musculares; el movimiento muscular voluntario normal, como al caminar, correr o dentro de un entrenamiento de fuerza, por lo general activa alrededor de 40-60% de las fibras en los músculos que se está trabajando. Este proceso es controlado por el sistema neuromuscular, que aprende con el tiempo el número de fibras musculares que deben ser activadas a la vez para llevar a cabo una determinada cantidad de trabajo.

El entrenamiento por vibración básicamente no pasa por este sistema y las fuerzas del cuerpo activan casi todas las fibras musculares para mantener un estado casi constante de la contracción muscular; esto permite trabajar más duro, y ​​también aumenta el flujo de sangre a los músculos, lo que ayudará a acelerar la recuperación desde el punto de vista científico. También puede ayudar a mantener el tono muscular, reducir la célulitis, estimular la producción de colágeno en la piel, y mantener la salud ósea en personas que no son capaces de utilizar sus músculos normalmente debido al dolor u otros problemas médicos.

Si bien hay ciertas investigaciones que muestra como se va recuperando los músculos con una plataforma vibratoria, podemos citar que el aumento de fuerza, la mejora en el equilibrio y la conciencia corporal son un todo, que representa un crecimiento personal al utilizar la técnica o el propio entreno vibratorio. Tampoco podemos decir que se puede obtener siempre el mismo resultado, porque funciona bajo ciertas condiciones, como el uso con la frecuencia y la amplitud ideal de acuerdo al tipo de físico, desarrollando los ajustes necesarios para cada propósito, siempre que haya un acompañamiento médico o del entrenador personal.

¿ Que tipo de técnica usáis para vuestra recuperación muscular ?

 

Fuentes

  1. Bengreen Field Fitness: How to recover quickly from workouts
  2. WebMd: Pasive exercise whole body vibration

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *