Tres estrategias clave para lidiar con una lesión

Publicado el 18 febrero, 2020 | Health

Si eres joven o viejo, atleta o guerrero de fin de semana, estas son las tres estrategias esenciales para cuando ocurre una lesión.

La traición es algo que todos enfrentamos en la vida; cuando nuestros cuerpos nos traicionan, el dolor es literal y figurado, pero tal traición también es una oportunidad para comenzar de nuevo y definirse por cualidades, no cantidades.

Hace algunos años, uno de nuestros triatletas patrocinados por MASmusculo sufrió una lesión grave y debilitante mientras se preparaba para una carrera. En un instante, sus meses de entrenamiento, la emoción y la anticipación, y su sentido de identidad desaparecieron; el estado de dolor y las emociones eran terribles, así como la experiencia de seguir con el día a día sin llorar… sinceramente nuestro atleta estaba devastado…

Para muchos, especialmente aquellos que se toman en serio el ejercicio o los deportes, sus cuerpos son como sus mejores amigos. Cuando las cosas van bien, les encanta hablar de ellos e incluso mostrarlos. Pero, ¿qué pasa cuando el cuerpo decepciona o incluso apuñala por la espalda?.

Haz de tu lesión una oportunidad

Todo NO sucede por una razón; no hay necesariamente una razón por la que te hayas roto la rodilla o se hayas roto el tendón de Aquiles. Dicho esto, cada lesión o revés presenta un lado positivo en la capacidad de ver tu desgracia como una oportunidad; tu sería prestar atención a las señales y aprender lo que tu cuerpo tiene para enseñarte.

En medio de una lesión, la pregunta crítica es: ¿cuáles son las cosas que puedes hacer?… siempre hay algo, incluso si estás postrado en cama y tu única oportunidad es desarrollar agudeza mental y resistencia; hacer una lista de lo que puedes hacer podría ser el primer paso para encontrar tu próxima pasión.

Protege tus articulaciones con los nutrientes adecuados




Cupón Descuento MASmusculo.com STRONGSITE

Enfrenta tu miedo de frente

La lesión simplemente marca el comienzo de un nuevo ciclo, no el final de tu viaje físico; cada ciclo en el entrenamiento de la vida o el deporte está representado por etapas de introducción, crecimiento, madurez y declive y, este ciclo se aplica a cualquier organismo material o programa de acondicionamiento físico.

Puede ser difícil ver lo positivo a través de la neblina del dolor, estrés y agonía, por lo que el primer paso para delinear tu plan de acción de recuperación debe ser abordar el miedo. Aún así, seguir adelante es más fácil decirlo que hacerlo; como señalamos, necesitarás un plan que comience con un resumen de lo que puedes hacer. Pero primero, debes enfrentar tu miedo, y eso significa nombrarlo; si sabes a qué le tienes más miedo, puedes matar al dragón y seguir adelante.

Perdona (pero no lo olvides)

En lugar de responder con enojo, depresión y desesperación cuando tu cuerpo te traiciona, responde como lo haría con un amigo, con auto perdón, mente abierta y cuidado. Cuando sufres una lesión física, lo que más necesitas es tranquilidad. Si bien la psicología del rendimiento es una práctica ampliamente aceptada en el ámbito de los deportes de élite y profesionales, también se necesita un enfoque similar para las lesiones y los contratiempos.

La ira, el miedo y la frustración pueden impedir la mentalidad de crecimiento de la psicología positiva, por lo tanto, el primer paso esencial en la curación es manejar el miedo a través del perdón de uno mismo y poner el trauma en el pasado donde pertenece. Los grupos de meditación, oración y apoyo son buenos recursos para canalizar y liberar energía negativa.

Si bien tu primer paso obvio con una lesión es probablemente un médico, fisioterapeuta o profesional de la curación, un buen siguiente paso puede ser visitar a alguien bien versado en psicología del rendimiento o incluso en dirección espiritual. Como sucede con un entrenamiento exitoso o competición exitosa, tu enfoque mental puede ser la clave que desbloquea una curación conveniente.

¿Te lesionas con frecuencia cuando entrenas pesado?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *