Protegiendo tu digestión con probióticos eficientes, Parte 1

Publicado el 28 junio, 2017 | Health, Suplementos

Si sufres de hinchazón, estreñimiento, diarrea o simplemente mala digestión en general, necesitas probióticos sin duda; pero seleccionar los que necesitas puede ser un desafío, aunque los multibacaterias y otros reconocidos tienen una larga historia de éxitos. Además la industria ha trabajado duro para desarrollar productos naturales, combinando algunas cepas probióticas de modo a hacer eficiente cada suplemento que se lanza al mercado y esto hace una diferencia a favor de la salud.

Problemas como tener el intestino inflamado ya sea el síndrome del intestino irritable, la enfermedad de Crohn, la colitis y otros trastornos digestivos pueden ser muy difíciles de tratar convencionalmente. Los medicamentos de venta libre y de venta con receta pueden detener los síntomas temporalmente, pero realmente no abordan las causas detrás de estas condiciones; en este escenario recomendamos que tomes una combinación de probióticos para restaurar las bacterias intestinales beneficiosas y aliviar así la inflamación, tratar la imprevisibilidad digestiva y otras preocupaciones estomacales.

Los probióticos son reconocidos por alejar los gases, hinchazón y dolor, aliviar la diarrea, prevenir los calambres intestinales y las molestias, proporcionar alivio y regularidad, inhibir la inflamación o detener a las bacterias dañinas. Por otro lado, sin la capacidad de asimilar adecuadamente los nutrientes, no podrías combatir la aparición de enfermedades, detener el daño oxidativo a las células, o alimentar tu cuerpo y mente.

Así que mantener tu sistema digestivo funcionando sin problemas y detener la disfunción que conduce a condiciones no saludables y otras enfermedades inflamatorias intestinales es crucial no solo para mantener el bienestar, sino mantener una regularidad en la progresión de un plan de entreno y dieta deportiva.

Todo el mundo experimenta dolencias digestivas comunes de vez en cuando, provocadas por el estrés, la dieta o los virus. Enfermedades digestivas graves son comunes, pero cualquiera que sea el problema subyacente, creemos que una de las claves para superar las enfermedades y mantener tu sistema digestivo funcionando sin problemas es usar probióticos.

El Lactobacillus rhamnosus, un tapón contra la inflamación

Una bacteria probiótica, el Lactobacillus rhamnosus, es bien conocida por su capacidad para detener las condiciones que conducen a la enfermedad inflamatoria intestinal (EII). Una revisión española examinó las formas en que los probióticos abordan los síntomas de la EII y lo nombró como uno de los probióticos que reduce las condiciones inflamatorias en el tracto digestivo; esta misma revisión también mencionó que debido a que el Lactobacillus rhamnosus reduce la inflamación, puede reforzar la barrera en los intestinos para prevenir el intestino con fugas (la lixiviación de grandes partículas de alimentos desde el tubo digestivo en el torrente sanguíneo).

En los casos de la enfermedad de Crohn, una revisión italiana declaró que muchos de los peores aspectos de la dieta occidental (incluidos los granos refinados y el consumo de azúcar) están implicados y relacionados con el síndrome de intestino permeable y, por extensión, la EII. Otros trabajos han demostrado que el Lactobacillus rhamnosus y varias especies de bacterias beneficiosas de Bifidobacterium pueden disminuir los síntomas.

En este momento, la sabiduría convencional dice que no hay cura para la enfermedad de Crohn o la colitis ulcerosa, pero una respuesta efectiva a largo plazo puede estar más cerca de lo que pensamos; añadir este tipo de probióticos puede detener la inflamación dentro del tracto digestivo evitando los gases, la hinchazón y las heces blandes, previniendo otros problemas futuros para la salud digestiva y el bienestar general.

SEGUIR LEYENDO LA SEGUNDA PARTE

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *