El Almidón Resistente

Publicado el 12 mayo, 2014 | Health

Las múltiples funcionalidades de un sub-producto natural muy poco conocido

La mayoría de la gente ya sabe que el almidón, que es básicamente un nutriente, un tipo de carbohidrato que podemos digerir, absorber y metabolizar la glucosa, pero pocos saben que es almidón resistente, conformado por la suma de almidón y productos de degradación del almidón que no se absorven en el intestino delgado, o sea, una porción del almidón, que supera el intestino delgado y que puede servir para muchas cosas.

En lugar de ser dividio en dos por nuestras enzimas y absorbido como glucosa, el almidón resistente pasa a lo largo del intestino delgado al colon, donde la flora intestina coloniza el colon que metaboliza el almidón y lo convierte en ácidos grasos de cadena corta, por lo tanto, este tipo de almidón no es resistente a la digestión por el ser humano, sino por ciertos tipos de bacterias intestinales.

Las mejores fuentes son el almidón son la patata cruda, la harina de banana verde y el almidón de la tapioca, las judías verdes crudas  y la harina del frijol mungo, y aunque la forma más fácil y más rápida para obtener el almidón resistente es la ingesta de almidón de patata cruda (cada cucharada contiene 8 gramos), es mejor usar un suplemento específico.

Los tipos de almidón resistente

  • Tipo 1: Almidón cubierto por las paredes celulares de las células vegetales no digeribles; se encuentra en legumbres, granos y semillas .
  • Tipo 2: Almidón que no es digerible en su estado crudo, debido a su alto contenido de amilosa; se encuentra en las papas, y bananas, pero es digerible después de ser calentado.
  • Tipo 3: Almidón retrógrado; después de haber sido preparado y colocado en el refrigerador o congelador, cambia su estructura y se hace más resistente a la digestión; se encuentra en muchos alimentos ricos en almidón que se han cocinado y luego enfriados, como las patatas, los cereales y las legumbres.
  • Tipo 4: Almidón resistente industrial; este tipo de almidón no existe en la naturaleza y se ha creado por los seres humanos; se encuentra a menudo en el almidón resistente a partir del maíz.

Es casi seguro que los diferentes tipos de almidón resistente tienen efectos ligeramente diferentes en nuestro intestino, pero todavía no se saben a ciencia cierta cuales son esas diferencias, pero trabajan de manera similar en relación a sus beneficios.

Los beneficios del almidón resistente

Al igual que con cualquier otro organismo, las bacterias que forman parte de nuestra flora intestinal requieren alimentos y algunas fuentes de alimentos que son mejores que otros. Se puede afirmar que el almidón resistente es el alimento preferido de estas bacterias porque funciona muy similar a la forma de fibra soluble, y las investigaciones realizadas hasta la fecha indican que;

  • Aumenta la producción de burirato, en comparación con otros prebióticos; este compuesto es la fuente principal de energía.
  • Mejora la sensibilidad de la insulina, incluso en personas que sufren del síndrome metabólico.
  • Mantiene sano el sistema digestivo incrementando la hipertrofia del colon, haciéndolo más robusto, reduciendo el síndrome del intestino permeable.
  • Reduce la respuesta de la glucosa en la sangre, y esto es benéfico para los diabéticos por ejemplo, pero es interesante para los que entrenan duro.
  • Disminuye los niveles de glucemia en ayunas.
  • Incrementa la saciedad.
  • Elimina las bacterias «malas» o patógenas al unirse a ellas y expulsándolas del cuerpo mediante las heces.
  • Mejora la absorción del magnesio.
  • Promueve una mayor pérdida de grasa corporal, mediante una mayor oxidación de grasas después de las comidas.
  • Los estudios indican que nuestra flora intestinal sana, puede influir en el funcionamiento del cerebro, y el almidón resistente en este caso, también inhibiría la ansiedad indirectamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *