El hígado, nuestra mayor glándula

Publicado el 27 mayo, 2010 | Health

Sus funciones más importantes son las de desintoxicación, almacenamiento y producción

Nuestro hígado es como una gran y compleja fábrica, capaz de realizar aproximadamente 500 funciones diferentes, algunas fundamentales para la preservación de la vida.  Las funciones pueden ser divididas en tres grupos, la de desintoxicación, la de almacenamiento y la de producción.

Funciones del hígado

  • Funciones de desintoxicación: determinados alimentos y bebidas cargan sustancias tóxicas. Al filtrar la sangre, el hígado elimina del organismo esas sustancias nocivas o consigue tomarlas lo menos perjudicial posible.
  • Funciones de almacenamiento: el hígado actúa como depósito de grasas y vitaminas. También almacena azúcares, fuente de energía. Si el organismo realiza un esfuerzo mayor, el hígado suministra más azúcar.
  • Funciones de producción: fabrica innúmeras proteínas; unas ayudan a crear células sanguíneas, y otras cargan grasas de la sangre, etc. Además, produce bilis y colesterol.

En la fábrica que es el hígado, podemos imaginar tres científicos desarrollando actividades diferentes: uno produce colesterol, otro elabora pigmentos biliares y el tercero es experto en sales biliares. Trabajando sin parar, de día y de noche, el hígado produce un litro de bilis por día.

Como se almacena energía

Algunos músculos están siempre trabajando y necesitan de un auxilio constante de energía. Además, si fuere necesario (a causa de un entrenamiento duro o partido de fútbol o de voleibol, por ejemplo), el hígado garantiza más energía.

Después de que los alimentos son digeridos, los vasos sanguíneos llevan al hígado proteínas y glucosa (un azúcar, fuente de energía que puede ser usada instantáneamente). La glucosa no utilizada a la hora se convierte en glucógeno (que queda almacenado en el hígado).

Si se realiza un esfuerzo mayor o la persona se queda sin comer por un largo periodo, el glucógeno se transforma nuevamente en glucosa (que puede ser aprovechada por el cuerpo). El uso de la glucosa es controlado por hormonas; así el organismo tiene y utiliza la cantidad necesaria. El hígado también ayuda a evitar problemas con faltas del azúcar.

Sabemos que el hígado transforma todo exceso de glucosa en glucógeno. Pero lo que acontece cuando existe mucho glucógeno ? En este caso el hígado almacena una cantidad limitada y lo resto pasa a ser grasas y por ello se llega a engordar.

Deja un comentario