hábito

Deja de lado tus malos hábitos

Publicado el 9 abril, 2021 | Workout

Aunque no sea fácil de escuchar, un mal hábito descarrila tus objetivos de entrenamiento y luego te preguntas ¿por qué no puedes alcanzarlos?.

Si alguna vez te recompensaste después de un duro entrenamiento, comiendo una gran pizza o un tazón de helado, es un ejemplo clásico de un mal hábito que no puedes dejar de lado y se convierten en un ciclo.

Hay innumerables razones por las que quedas  atrapado en un ciclo de estos, sobre todo en la comida; pero, a menudo se trata simplemente de no saber cómo salir de la rutina. La verdad es difícil y trabajoso  cambiar un hábito, pero debes hacerlo en algún momento.

Aunque muchos atletas pueden odiar la forma en que se sienten o se ven, tratar de enfrentar sus hábitos poco saludables puede significar profundizar emocional y físicamente, a lo que muchos no están dispuestos… además, el miedo al fracaso impide   actúen para revertir la situación…. por fortuna, existen maneras de revertir las situaciones

Combate el sobre-entrenamiento

Mantenerte en sobre-entrenamiento es un mal hábito que puede detener tu progreso o evitar que  obtengas resultados, por ello es imperativo descansar más en este período.

Tómate dos a siete días libres en tu entrenamiento y reevalúa tu programa de ejercicios.

Al planificar, asegúrate de establecer límites tanto en la periodización como en tus sesiones, que de siempre tienen que estar vinculadas a tu aptitud física.

Dile adiós a los atracones

Los atracones se conocen también como “comida emocional”, ya que a menudo se realizan en situaciones de estrés o inestabilidad emocional.

Si te encuentras constantemente yendo por la bolsa de patatas fritas o a un tarro entero de helado, lo más probable es que puedas atribuirlo a algo más profundo, como el estrés, la depresión o la ira.

Al igual que el alcohol, la comida puede convertirse en una fuente de consuelo dependiente.

Para quebrar este mal hábito, elabora un diario de alimentos y cada vez que te encuentres cerca de un atracón, describe lo que estás sintiendo en ese momento y qué deseas comer.

Una vez que encuentres el problema, puedes comenzar a profundizar en lo que está causando esos sentimientos y abordarlos de frente.

Evita los bocadillos nocturnos

Ingerir calorías adicionales por la noche, significa que no tendrás tiempo para quemarlas. Además, estos bocadillos tienden a ser alimentos que fomentan los atracones.

Para romper este mal hábito, revisa cómo te sientes:

Pregúntate: ¿de verdad tengo hambre o simplemente estoy aburrido?… ahí puedes encontrar una respuesta muy importante…

  • Si se trata de aburrimiento, haz otra cosa, como leer un libro o reorganizar tu armario.
  • Si realmente es hambre, entonces no estás comiendo lo suficiente durante el día; entonces, intenta añadir una comida con un mayor contenido de proteínas y grasas cerca de las 6 o 7 p.m.

El hábito de las dietas de moda

Pasar de una dieta de moda a otra puede ser perjudicial para perder peso, ya que comer muy poco, demasiado o eliminar un grupo de alimentos específicos, puede afectar negativamente tu peso y salud.

Para quebrar este mal hábito, cuenta los macros consumiendo alimentos saludables.

Contar macronutrientes es un estilo de vida y lo mejor es que no te privas de ninguna comida, pues en realidad estás comiendo según tu nivel de actividad diaria.

El hábito de la desintoxicación

Castigarte por exagerar, privándote de nutrientes clave, no es la respuesta, ya que este proceso  puede dañar tu cuerpo a largo plazo.

En el momento en que vuelvas a sacudir tu cuerpo con comida, la respuesta natural es almacenarla como grasa «para fines de emergencia» en caso de que vuelvas a morir de hambre, lo que es contraproducente para tus objetivos.

Para dejar de lado este mal hábito, cuando te das atracones, vuelve a comer limpio, ya que las proteínas magras y las verduras son la «desintoxicación» perfecta y saludable para ti.

Recuerda que puedes usar desde notas adhesivas grandes que funcionen como recordatorios hasta un sistema psicológico de autoayuda para lograr tus metas.

No dejes intimidar por nada ni nadie, pues cuando sigues lo que tienes que hacer, esta acción se convierte en un buen hábito.

Deja un comentario