Ejercicios y suplementación para rodillas dañadas

Publicado el 22 octubre, 2021 | Suplementos, Workout

La suplementación para rodillas dañadas serviría si y solo si entrenas de una determinada manera y cumples ciertos hábito.

Sentir tus rodillas adoloridas o tener una lesión en ellas, puede tentarte a evitar hacer ejercicio, pero en realidad es simplemente un obstáculo que puedes superar.  Lo que puedes hacer es modificar tus ejercicios y tomar suplementación para rodillas dañadas, teniendo cuidado durante tus entrenamientos y siguiendo alguno hábitos para no perderte el gimnasio.

Recuerda, antes de lesionarte, sería mejor construir unas rodillas a prueba de balas, ¿no?. Esto te permitirá entrenar mejor, alejarte de las lesiones y todo lo que acarrea cualquier tipo de problemas.

El ejercicio cardiovascular

El ejercicio cardiovascular es muy importante en tu entrenamiento porque  mejora la funcionalidad del corazón y los pulmones, te ayuda a perder peso, reduce el estrés, entre otros beneficios, pero tampoco tus rodillas lesionadas deben interponerse en tu rutina..

Para esto, en lugar de realizar ejercicios de alto impacto como correr y subir escaleras, haz ejercicios de bajo impacto que incluyan aeróbicos acuáticos, andar en bici o cualquier otra rutina de 30 a 40 minutos por lo menos dos o tres veces por semana.

En este periodo o para prevenir lesiones, la suplementación para rodillas dañadas puede incluir glucosamina, condroitina y el MSM, tomadas individualmente y combinadas o juntos en un suple.

Ejercicios de fortalecimiento

Los expertos en ortopedia  recomiendan el entrenamiento de fuerza para estabilizar y apoyar las rodillas, por consecuencia, debes incluir ejercicios para la parte delantera de las piernas.

Un buen ejercicio de este tipo es las sentadillas en la pared, en las que te paras con la espalda contra la pared, luego doblas las rodillas para bajar las caderas hasta que los muslos estén casi paralelos a la superficie, manteniendo la posición por 5 a 10 segundos.

Otros ejercicios efectivos son los que entrenan la parte posterior de las piernas, como las flexiones de piernas, en la que te paras  frente a una silla y luego doblas la rodilla para levantar el pie detrás de tu cuerpo y mantenerlo quieto durante 3 a 5 segundos, 8 a 10 veces.

Sin duda la suplementación para rodillas dañadas también debe incluir magnesio y ácido hialurónico para tus huesos.

Los ejercicios de extensión

Profesionales expertos en este campo, recomiendan estirar la parte delantera y trasera o la pierna para aumentar la flexibilidad de la rodilla, para lo cual puedes realizar ejercicios de estiramiento al final de tu entrenamiento, cuando tus músculos estén calientes.

  • Estira la parte delantera de la pierna en posición de pie doblando la rodilla y levantando el pie hacia la espalda. Sujetando tu tobillo con la mano para mejorar el estiramiento.
  • Estira la parte posterior de las piernas en una posición sentada con las piernas extendidas en el piso. Dobla hacia adelante sobre las piernas rectas para estirar los isquiotibiales y mantén cada estiramiento durante 20 a 30 segundos.

Desde cualquier punto de vista al realizar tus ejercicios de flexibilidad a diario y tomar otros suplementación para rodillas dañadas como el fantástico omega-3, para reducir la inflamación puede ayudar de sobremanera al surgir una lesión.

Conclusiones

Si deseas, es posible que sea necesario modificar la rutina o usar otros ejercicios para las piernas,  limitando la distancia en la que doblas la rodilla, sin dejar de lado la suplementación para rodillas dañadas:

  • Glucosamina, condroitina y el MSM
  • Magnesio y ácido hialurónico
  • Ácidos grasos omega-3

Sin duda puedes añadir también cúrcuma para reducir el dolor o algunos antiinflamatorios naturales que e combinen con los ácidos grasos, ya sea mediante la suplementación o mediante la alimentación natural.

En todo caso, es mejor escuchar  siempre a tu cuerpo y cuando sientas dolor en la rodilla, detén el ejercicio.

Deja un comentario